lunes, 9 de febrero de 2009

ENGANCHADOS

Entre los lectores de LPN, tanto los que ya han terminado la novela como los que están en fase de lectura, la palabra que más repiten es el verbo enganchar. Estoy enganchado-a, me ha enganchado, qué enganche tengo con ella, no esperaba que me enganchara tanto.....

Era justo el objetivo número uno que yo tenía a la hora de escribirla: entretener con un interés cada vez más creciente.

Traigo a colación lo anterior porque yo tengo mi teoría particular sobre el eterno debate sobre la bondad de cualquier obra de arte, entendiendo el concepto arte en la mayor extensión de la palabra. Debate que se plantea a raíz de las siguientes interrogantes:

-¿Cuándo es bueno un libro, un cuadro, una película...?
-¿Quien decide que un programa de tv o una determinada canción son buenos?
- En otras palabras, ¿quién marca el canon de las obras artísticas?

¿Los "expertos", los "críticos" que cobran por "criticar", los profesionales, los que mandan mensajes de sms a los espacios televisivos, los opinadores que opinan de todo, los ideólogos dominantes....?

Decía más arriba que yo tengo una teoría, discutible como todas, pero que nadie me ha convencido de lo contrario con otra teoría mejor. La he llamado "Teoría de la Intencionalidad" y os la explico brevemente a raíz del siguiente enunciado: en el campo del arte y la literatura, bueno es todo aquello que cumple el objetivo para el que fue creado

Aclaro la definición con varios ejemplos. Si un director de cine crea una película de terror y los espectadores se asustan al verla, esa peli es buena. Si no les da miedo, es mala. Si un autor escribe una novela humorística y el lector se ríe leyéndola, es buena. En caso contrario es mala. Si un pintor dibuja un paisaje para producir una emoción estética y quienes contemplan su cuadro se quedan boquiabiertos, ese lienzo es bueno. Si deja indiferentes a quienes se plantan ante él, no es bueno.

Respecto a LPN, empiezo a pensar que puede ser una buena novela porque, como comenté más arriba, mi intencionalidad era "enganchar" al lector, y esto, según todos los indicios que me llegan, parece que se va consiguiendo.

Un día de éstos os explicaré la "técnica para enganchar" que apliqué en la novela cuando la estaba escribiendo, y los trucos de viejo zorro plateado que hay dentro de la narración.

2 comentarios:

María Jesús dijo...

Yo creo que una novela o cualquier otra cosa, es buena o mala según decida cada uno individualmente. Lo importante es que si recibes críticas es porque lo leen hasta el final, a sí que, si la crítica es mala, no lo habrá sido tanto cuando se lo ha leído hasta acabar el libro. Y si la crítica a sido buena pues, mejor que mejor.com


Un beso

Luis Murillo dijo...

Totalmente de acuerdo tambien con tu teoría, M. Jesús Si alguien lee un libro hasta el final, ya es un reconocimiento para el autor. Aunque luego ese lector diga que no le ha gustado.